8 discursos inspiradores en el vestuario de fútbol

{h1}

La temporada de fútbol americano universitario comienza el sábado (está bien, técnicamente el jueves. Pero digo el sábado porque es cuando juega Oklahoma. ¡Boomer Sooner!). Me gusta el futbol. Es uno de los deportes más masculinos. Porque es verdaderamente el deporte más cercano al combate. Los hombres elaboran estrategias en su sala de guerra, se ponen sus armaduras y se alinean contra su oponente. La victoria se mide en territorio ganado, en qué tan bien una unidad supera a la otra. El juego implica fuerza bruta y gran físico; es una pelea mano a mano, casco contra casco, un hombre luchando contra otro. Y, sin embargo, al mismo tiempo, la delicadeza, la agilidad y la brillante estrategia son requisitos para el éxito y un equipo vive o muere únicamente de lo bien que trabajan juntos como equipo, como unidad.


Jugar al fútbol en la escuela secundaria me ayudó a convertirme en el hombre que soy hoy. Mientras luchaba por otra práctica a 100 grados de calor y sudaba durante las prácticas de dos al día, aprendí a trabajar duro y no dejar de fumar. Aprendí que el dolor es a menudo el único camino hacia la excelencia. Al final del juego, cuando los números del marcador no eran los que deseaba, aprendí cómo recuperarme del fracaso y dedicarme a ser mejor la próxima vez. Experimenté el asombroso poder de un grupo de hombres, luchando juntos por el mismo objetivo. los amistades Lo que hice mientras jugaba al fútbol durará toda la vida.

Las lecciones de todos los deportes se trasladan del campo real al campo de juego de la vida. Rico es el hombre que, aunque sea por poco tiempo, siente la gloria de su cuerpo en óptimas condiciones, el vínculo de hermanos, la dulce alegría de la victoria y la agonía de la derrota. Si bien los recuerdos de esa época se desvanecen a medida que un hombre envejece, la sabiduría que obtiene de la experiencia resonará a lo largo de su vida.


Entonces, en honor a la apertura de la temporada de fútbol y las grandes lecciones que todos los hombres pueden aprender de este gran juego, Hemos compilado una lista de algunos de los discursos de vestuario de fútbol más inspiradores tanto del cine como de la vida real. Los discursos que elegimos no solo son inspiradores para los hombres que están a punto de salir al campo, también son motivadores para aquellos hombres que desean salir todos los días a la escuela o al trabajo, listos para conquistar el mundo. El éxito en el fútbol requiere corazón, orgullo y trabajo en equipo. El éxito en la vida requiere lo mismo.

Las luces del viernes por la noche